¿Acabará la robótica con las sillas de ruedas?

Creado por 

Label Key

 el

6 de marzo de 2017

La tecnología torna posible que las personas con discapacidades motoras puedan comenzar a soñar. Existen prototipos de exoesqueletos capaces de levantar de la silla de ruedas al paciente e inclusive hacer que puedan caminar. Estos sistemas tienen restricciones (precisan bastones y avanzan lentamente), mas, como todas y cada una de las tecnologías, van a mejorar.

La feria Global Robot Expo 2017 reunió este mes en la villa de Madrid ciertos proyectos más relevantes del planeta en la materia. Resalta entre ellos el modelo desarrollado por la compañía nipona Cyberdryne, una referencia mundial en robótica.

El sistema concebido por el equipo del doctor Yoshiyuki Sankai no solo cuenta con mecanismos de forma notable más ligeros y pequeños que otros, sino sus movimientos son guiados por la psique. El software de su modelo HAL es capaz de leer mediante sensores los estímulos mandados por el cerebro a las piernas y traducirlos en movimientos mecánicos. Las aplicaciones de este revolucionario ingenio no solo son médicas: hay una versión concebida para asistir a quienes lo utilicen a cargar peso y efectuar labores peligrosas.

 

 

 

 

En España asimismo hay proyectos que tratan de sacar modelos de exoesqueletos biónicos. Marsi Bionics, por servirnos de un ejemplo, una spin-off del CSIC, mostró en la feria una versión para pequeños. “Hemos hecho pruebas clínicas en el Centro de salud San Juan de Dios con 7 pequeños diagnosticados de atrofia muscular espinal (AME)”, explica uno de los miembros del equipo. Concebidos para rehabilitar las funciones musculares, las baterías del prototipo, por el que “ya han mostrado interés ciertos hospitales”, duran unas 5 horas.

El Conjunto de Ingeniería Neuronal y Cognitiva (GNEC), creado asimismo en el CSIC, y el Instituto de Biomecánica de Valencia cuentan con su prototipo, CPWalker, una plataforma desarrollada para dar soporte a técnicas de rehabilitación para personas que padezcan parálisis cerebral. Su diseño es más ostentoso que los precedentes, en la medida en que se trata de un proyecto aún experimental.

Gogoa Mobility Robots, por su lado, una compañía europea nacida como spin-off del Instituto Cajal (asimismo del CSIC) y del Centro de salud Nacional de Parapléjicos de Toledo, presentó 3 modelos de exoesqueletos, cada uno de ellos desarrollado para contribuir en la rehabilitación de una parte diferente del cuerpo, siempre y en toda circunstancia para quienes hayan sufrido parálisis.

 

 

 

 

De esta manera, cuentan con un modelo con forma de guante para trabajar los músculos de la mano y 2 versiones de exoesqueletos completos capaces de levantar a una persona de cien kilogramos de hasta uno con noventa y cinco metros de altura.

 

Alta tecnología para diagnósticos más precisos

Aura, una spin-off de la Universidad Politécnica de la capital española, asimismo trabaja con exoesqueletos, si bien se ha especializado en la parte de los brazos. Su prótesis robótica Orte, desarrollada para acoplarse al miembro superior, está concebida para respaldar al terapeuta de rehabilitación. Con su ayuda, el médico puede valorar la condición del paciente, consiguiendo de este modo información auxiliar para el proceso de diagnóstico y poder elaborar una rutina de rehabilitación concreta.

La firma, que ha financiado una parte del prototipaje con un proceso de crowdfunding, asimismo tiene en cartera una plataforma de diagnóstico con el aspecto de unas lentes opacas que combina el análisis de movimientos oculares con otros, como el historial médico, para progresar el diagnóstico en etapas tempranas de diferentes enfermedades neurológicas y mentales.

Contacta con nosotros si deseas ampliar información: